Dientes que se curan solos.

En el King’s College London dental innovation and translation centre, hemos encontrado una innovación en el sector sanitario, más concretamente en el sector de la salud dental. Se trata de un revolucionario proceso que permitirá al diente curarse por si mismo de las caries.

Profesor Nigel Pitts y su equipo han creado EAER (Remineralización Eléctricamente acelerada y mejorada) para el tratamiento de la caries dental. Photograph: Sarah Lee para The Guardian

Profesor Nigel Pitts y su equipo han creado EAER (Remineralización Eléctricamente acelerada y mejorada) para el tratamiento de la caries dental. Photograph: Sarah Lee para The Guardian

La caries dentales son una enfermedad, mediada por bacterias, que provocan la desmineralización y la destrucción de los tejidos duros de los dientes. Son el resultado de la producción de ácido, en la biopelícula, por la fermentación bacteriana de azúcares sobre la superficie del diente.

Hoy en día, la caries dental sigue siendo una de las enfermedades más comunes en todo el mundo. El tratamiento actual consiste en perforar el diente para eliminar la caries y el llenado con materiales de restauración tales como amalgama, resina, porcelana o de oro.

Reminova, es la empresa creada tras la investigación en el King’s College London dental innovation and translation centre, por el profesor Pitts y su equipo. Tienen como objetivo desarrollar nuevas tecnologías que rápidamente y sin dolor reemplazarán los minerales perdidos de los dientes sin necesidad de anestesia o analgesia. Esto lleva la odontología preventiva a un nuevo nivel, presentando oportunidades adicionales para aplicaciones cosméticas. La nueva tecnología también tratará de aumentar la comodidad del paciente y de reducir la ansiedad.

Se trata de que el diente se remineralice solo, revirtiendo los efectos de las caries, en palabras del profesor Pitts: “Lo que hemos hecho simplemente es idear un método que limpia químicamente y saca todos los diversos elementos que se han adquirido con el tiempo y que están bloqueando la superficie del diente, el resultado es una superficie químicamente libre y lista para remineralizar.

El siguiente paso es la iontoforesis. Convertimos el interior del diente en un electrodo de modo que el mineral se extrae de las profundidades de la lesión.

Y como hemos acondicionado la superficie, disponemos de una superficie que se puede remineralizar. Luego se cambian los campos eléctricos y se conduce el mineral a las zonas más dañadas para reconstruir el diente desde el interior”.

Una auténtica revolución que promete estar disponible en los próximos tres años.

Fuentes: ReminovaKing’s College London, The Guardian